Cuando a finales de los 80 decidimos la creación de Prarex, lo hicimos sobre la percepción de que el mundo se preparaba para dar un salto a una transformación de sus estructuras políticas, económicas y sociales.
Las organizaciones que hasta ese momento contenían el desenvolvimiento del mundo y las personas, hacían crisis de manera más frecuente y surgían nuevos requerimientos logísticos y exigencias metodológicas que éstas no podían satisfacer.

Los estrategas y analistas, ante el hecho de la evolución del pensamiento humano hacia una visión global, entendieron que el mercado y la libre empresa debían ocupar el lugar que iban dejando las estructuras que se desmoronaban. La economía de mercado estaba desafiada y en jaque.

Para atender la demanda crecían estructuras cada vez más grandes y se originaba un proceso, sin precedente antes en la historia, de aglutinamientos de personas y activos, bajo una misma organización, que traía aparejado nuevos desafíos y problemas.

Esta era la respuesta a una nueva necesidad del hombre, y el movimiento que veíamos era el esfuerzo de las empresas y del mercado por adaptarse a la nueva situación.
Las nuevas estructuras ganaron inimaginables valores en sus libros, disponían de cantidades de recursos nunca antes considerados, se originaban organigramas burocráticos difíciles de manejar, se tenía presencia global en lugares antes ni soñados, pero se perdía flexibilidad, eficiencia, rapidez y ya no se podía enfrentar eficazmente los constantes cambios de escenarios. Contrariamente a lo que los gurúes pronosticaban, y las escuelas de gerenciamiento indicaban como ejercicio de gestión, y que imponía la tendencia de seguir haciéndose cada vez más grande, nosotros entendíamos que era momento de tener una organización multidisciplinaria, innovadora, flexible y adaptable a la nueva realidad.

Había que crear unidades de acción descentralizadas que interpretaran las distintas situaciones dependiendo del lugar donde tocara actuar atendiendo que globalización no es uniformidad. La perspectiva hacia un estado de pensamiento globalizador desde las necesidades puramente humanas en la propia contingencia, era el desafío, y se debía actuar con los elementos que el medio otorgaba.
Los atributos religiosos, culturales, idiomáticos de cada sociedad son barreras a la hora de actuar si no se es capaz de generar acciones a medidas que puedan ser interpretadas por las personas que forman el mercado en el que se trata de actuar.

No hay estrategias universalmente válidas, lo que funciona en un lugar no necesariamente funciona en otro lugar o mercado. Ni aún dentro de un mismo país y con legislaciones idénticas. Basados en este concepto y contrariamente a la tendencia corporativa de controlar cada vez más unidades de negocios y colocarlas bajo un mismo control de gestión rígido y apartado de la realidad, entendíamos que debíamos constituirnos en una unidad de acción capaz de desarrollar estrategias y ponerlas en acción adaptadas al medio, de forma rápida y eficaz, atendiendo al objetivo propuesto.

Era necesario pensar de forma diferente, uniendo las necesidades y objetivos de las grandes estructuras y las demandas del mercado y haciendo posible superar los escollos y temores que las nuevas burocracias se iban auto-imponiendo para preservarse.
Creamos soluciones legales, financieras, económicas y de gestión que nos permitieran desarrollar proyectos de inversión con el riesgo acotado y que pudiera ser asimilado por las entidades de crédito y el mercado.

Innovamos en el uso de instrumentos y productos intangibles existentes y le dimos un uso adecuado para satisfacer las necesidades y requerimientos de los actores involucrados. Actuamos en la faz organizativa con alianzas estratégicas con grupos sofisticados que entienden los requerimientos de cada mercado. Así nos convertimos en una herramienta capaz de pensar, organizar y desarrollar una acción de manera eficiente.

A la hora de que Ud. se plantee la penetración de un nuevo mercado, el desarrollo de sus negocios hacia realidades distintas a las que está habituado, piense en nosotros.Podemos hacer lo que Ud. necesita, rápidamente, eficazmente, con riesgo acotado y fundamentalmente a costo variable para su organización. Lo que a Ud. le impondría distraer o modificar su estructura de recursos actual, para crecer o mejorar su presencia atendiendo al proceso de globalización, nosotros lo podemos hacer de manera independiente y sin traumas.

Denos sus objetivos y nosotros le diseñaremos la estrategia, los recursos financieros, humanos y técnicos; el plan de acción y el control de gestión a costo variable. Nuestra mayor aptitud, compromiso y responsabilidad en el manejo de sus activos y objetivos, es poner a su servicio una herramienta altamente sofisticada y gran disposición al trabajo.

Somos gente de trabajo, pruébenos !!!!!

Raúl Zenón
Managing Director